Cómo detectar un vendedor de humo

Son muchas las historias que he escuchado de personas que han sido engañadas por mentores que ofrecían mucho sin resultado alguno. Que, si les prometieron ganar 5, 6 y 7 cifras y, después que invirtieron todo su dinero, se dieron cuenta que le habían mentido o que no es tan fácil.

Que le ofrecieron obtener cientos de clientes, ganar dinero mientras duermen, grandes ventas y una marca exitosa y siguen sin marca, sin clientes y sin dinero. Por tanto, hoy quiero darte las herramientas necesarias para detectar a un vendedor de humo y evitar que caigas en sus maliciosas redes. Porque estoy segura de que te encontrarás con más de uno en el camino.

Descubrirlo a veces es muy fácil, las señales que envían estos “vendedores” a veces son demasiado obvias, por eso necesitas conocerlas para que no formes parte de la lista de estafados.  

¿Cómo reconocer a un vendedor de humo?

#1 Te ofrecen beneficios inmediatos. 

Un vendedor de humo apuntará a la yugular, viene por tu dinero y te ofrecerá beneficios inmediatos, lo que es una clara señal de advertencia. Invertir no siempre es sinónimo de ganar, construir un negocio próspero requiere de tiempo, constancia y grandes dosis de paciencia. Si te promete imposibles, aléjate. Y es que en el mundo de los negocios no hay espacio para las promesas. 

#2 Son evasivos.  

Es obvio que surgirán dudas y preguntas cuando alguien intenta vender una idea de negocio en la que se debe invertir dinero, y los vendedores de humo son expertos en evadirlas. Si no obtienes una respuesta que despeje tus dudas, estás ante un vendedor de humo. 

#3 Son “expertos”. 

Un vendedor de humo te hablará como si fuera un experto en su área, es un maestro del engaño, un actor escenificando un papel para el que se ha preparado. Si habla sin parar de sí mismo, glorificando todo lo que ha aprendido y cómo ha conseguido a generar grandes ganancias aplicando un método que él ideó, y te bombardea con toneladas de información, que posiblemente no tendrán sentido, desconfía.

Es más fácil detectar a un vendedor de humo cuando está frente a ti, su expresión corporal puede advertir mucho de una persona, pero recuerda que lo único en lo que son expertos es en mostrar una versión maquillada de sí mismos. 

# 4 Son exageradamente amables. 

Lobos vestidos de cordero.

Se han hecho un traje a la medida, saben cómo cubrir su verdadera versión tras sonrisas y exagerada amabilidad. 

No se presentan ante ti como un vendedor sino como un amigo que viene a “ayudarte”. Sonreirá mucho, su amabilidad y positivismo serán los anzuelos que usará para pescarte. Pero, intenta objetarlo o señalar que lo que te ofrece es puro humo y verás como deja de ser tu amigo y se transformará en una víctima. 

Tipos de vendedores de humo. 

#1 Los ingenuos. 

Estos vendedores realmente creen que están ofreciendo algo bueno, venden lo que alguien más les convenció de que era un gran negocio y necesitan cerrar el círculo.  

#2 Los deshonestos.  

Son de lo peor que existe. Saben que lo que venden no funciona y les da igual, solo buscan beneficios propios. 

#3 Los ingeniosos. 

Dicen que han creado un método infalible de ventas que te garantiza un éxito rotundo. Tienen conocimiento y lo usan para tergiversar la verdad.  

Cómo evitar caer en las redes de los vendedores de humo.

Ante la primera señal, apégate a este manual. 

#1 Ponle un señuelo. 

Hazle preguntas que lo obliguen a responder con datos válidos. Menciona personas, negocios o métodos exitosos que el vendedor debería conocer y, que asegurará conocer, pero que en realidad no existe. Cuando valides esa información, tendrás la señal que buscabas. 

#2 Investiga. 

Sé minuciosa. Si sospechas de que estás ante un vendedor de humo, investígalo, seguro encontrarás mucho de él en la web. Así como lees los comentarios de un producto antes de comprarlo, comparas marcas y precios, de la misma forma, debes hacerlo con los vendedores, y más si quieren que inviertas grandes sumas de dinero en ellos. 

#3 Busca evidencias. 

Si se presenta como un experto o profesional, debe existir información que lo soporte, como también evidencias de la experiencia que dice tener. Ningún vendedor exitoso es un desconocido, tiene que contar con el respaldo de muchos clientes satisfechos. No es que todos lo valorarán positivamente, porque cada persona vive las experiencias de un modo distinto, pero si las opiniones negativas superan a las positivas, seguro, es un vendedor de humo. 

Y si lo es, no serás su primera víctima. Si intenta que lo seas, no se lo permitas. 

#4 Usa la lógica. 

Con un análisis rápido, cualquier persona puede notar que se encuentra ante un vendedor de humo, aunque es muy fácil dejarse deslumbrar por las promesas de solucionar sus problemas al instante.  

Un vendedor de humos emplea clichés, abusa de ellos y los usa para intentar convencerte. El neuro boom se ha hecho tendencia y los vende humos lo saben. Utilizan un lenguaje moderno vendiéndose como “expertos”, cuando no hay nada que los avale como tal. 

Si parece demasiado bueno para ser real, no es real. 

En el mundo de las ventas, no existen fórmulas mágicas que garanticen un buen negocio, todo es fruto del trabajo duro, la constancia y la dirección que elijas seguir. Un vendedor de humo hará una propuesta atractiva, difícil de rechazar. 

¿Quién dice “no” a ganar mucho dinero? Es fácil caer en la tentación, por eso, no te fíes de cualquiera y trata de invertir en un mentor con prestigio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *