Cómo elegir una mentoría para que me ayude con mi negocio

En el post anterior, te compartí las razones por las que necesitas un mentor para tu negocio, ese aliado que te ayudará a desarrollar tu emprendimiento y darle el impulso que necesita para conseguir el éxito, ahora es momento de establecer las pautas para elegir una mentoría que cumpla ese propósito. 

Una de las grandes virtudes de la mentoría es la reciprocidad, aporta beneficios tanto al mentor como al aprendiz en base a la experiencia. Es lo que llaman un ganar – ganar. Tu crecimiento se convertirá en su logro. Tu éxito en su éxito.  

Cuando llega el momento de elegir una mentoría, no puedes dejarlo al azar. Un mentor es más que una persona que te brindará consejos, debe ser alguien del que puedas aprender y de quien desees aprender. 

Seguro te preguntarás ¿Dónde encuentro un mentor? 

 

El primer lugar en el que debes buscar es en tu entorno. ¿Hay alguien cercano a ti con las cualidades necesarias para darte mentoría?, ¿un ex jefe, un amigo, un familiar con experiencia en negocios que consideres exitoso? Si la respuesta es sí, pregúntate, ¿está esa persona dispuesta a enseñarme lo que sabe, a guiarme en el camino que construya mi propio éxito? Si es así, debes tomar en consideración otros aspectos antes de iniciar una relación de mentoría, que se aplica en todos los casos. 

Para aquellos que no tengan a nadie alrededor a quien solicitar mentoría, les recomiendo investigar a fondo en busca de opciones. Lo remendable es lograr una lista de al menos tres candidatos que le permita elegir una mentoría conforme a las necesidades. 

Cinco aspectos esenciales que debes considerar al elegir una mentoría

#1 La empatía como elemento diferenciador 

La mentoría se basa en una relación de confianza y seguridad entre un mentor y un aprendiz. Y esta relación consigue fortalecerse a través de la empatía. Así el mentor sea considerado una eminencia, si no logra empatizar con las necesidades de su mentee el propósito de la mentoría pierde todo sentido. 

El mentor debe ser capaz de identificar los problemas como la falta de foco, miedos, inseguridades, carencia de habilidades, baja productividad, desorganización, entre otros, e idear estrategias que le permita resolverlos.  Debe interesarse no solo por tu proyecto de negocio sino de ti como emprendedor, de tu evolución, asegurarse de que logres los objetivos que se plantearon. 

#2 La calidad de experto como eje fundamental.  

Cuando decides buscar un mentor para tu negocio, lo haces con el fin de favorecerte con las habilidades y los conocimientos que posee. Lo ideal es que sea un experto en negocios, si está especializado en tu área, mucho mejor; un líder respaldado por logros, con una reputación y un nombre reconocible. A eso debes apuntar cuando vayas a elegir una mentoría para tu negocio. 

Muchos importantes empresarios iniciaron como tú, sin experiencia, aprendiendo a través del ensayo y error. Otros tuvieron la fortuna de contar con un mentor. Y hoy en día son referente de liderazgo y éxito, logrando además inspirar a otros a ir más lejos de lo que alguna vez soñaron. 

#3 La experiencia mentora.  

Lo más recomendable es que el mentor, además de experto, cuente con años de experiencia en procesos de mentoría, los testimonios de quienes han tenido la oportunidad de ser sus aprendices será la mayor prueba de su capacidad y de lo que puede ofrecerle a tu negocio.  

No hay que restarle mérito a los que están iniciando, pero si has de invertir en una mentoría, busca aquella que te garantice el éxito.

¿A cuántas personas ha asesorado en sus negocios?

¿Cuáles fueron los resultados para esos negocios?

¿Cuál es el grado de satisfacción de sus clientes?

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a constatar su experiencia. Mucha de esa información debería estar disponible de manera pública en su página web, respaldada por testimonios, comentarios, valoraciones y agradecimientos por parte de los clientes que dan fe de su experiencia de mentoría. 

Puedes contactar con algunos de sus antiguos clientes y preguntarles cómo fue su experiencia y qué resultados obtuvieron con su mentoría. 

#4 La vocación hace al maestro 

El mejor mentor será quien tenga la mayor disposición de aplicar e impartir sus conocimientos a personas con menos experiencia que la suya. Pero la realidad es que la demanda supera a la oferta cuando se trata de elegir una mentoría cuya razón de ser provenga exclusivamente de la vocación de ayudar. 

Hoy en día, una búsqueda en internet puede arrojar una lista interminable de personas ofreciendo servicios de mentoría, y hay que tener mucho cuidado de no caer en las manos de inexpertos que solo buscan enriquecerse y no aportarán nada a tu negocio. 

#5 Coincidencia de valores 

El mentor y el aprendiz deben compartir valores fundamentales para conseguir que la mentoría sea efectiva. Pregúntate cuáles objetivos quieres alcanzar, establece metas a corto y largo plazo y compártelas con tu candidato a mentor. Si lo que planteas no coincide con sus valores, de nada servirá que lo elijas porque, sencillamente, no va a funcionar. 

#6 El tiempo del que dispondrá  

Es de imaginar que la persona ideal para ser un mentor es alguien ocupado, nadie consigue el éxito siendo holgazán, y necesitas estar seguro de que esa persona dispondrá de tiempo para dedicarle a tu proyecto y monitorizar tu evolución como emprendedor. 

Como verás, Elegir una mentoría es una de las mejores inversiones que harás para tu negocio y debes seleccionarla muy bien porque de ello dependerá el éxito o el fracaso de tu negocio. 

Solicita aquí tu sesión de cortesía y sal de dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *