Competencia 7: Espíritu proactivo

Continuamos esta semana con “La Guía para el Auto-Desarrollo de Ejecutivos” de la mano de mi apreciado compañero, psicólogo y coach, Antonio Fuentes; ya hace unas semanas te explicábamos en qué consiste dicha Guía, su filosofía y el funcionamiento. Si te lo perdiste puedes volver a leerlo haciendo click aquí.

Las 11 cualidades del “ejecutivo de éxito”  (obtienen más resultados y/o más rápido que otros ejecutivos) se clasifican en tres grupos, que constituyen tres niveles diferentes. Las números del 3 al 7 son habilidades y atributos concretos que afectan directamente al comportamiento y al rendimiento. Así, por ejemplo, la número 6 es la habilidad o cualidad que permite a los ejecutivos gestionar sus propias emociones y conectar adecuadamente con las emociones de los demás.

Vamos a por la cualidad número 7: Espíritu proactivo, tendencia a reaccionar con un
objetivo claro ante los acontecimientos e incluso adelantarse a ellos.

Los ejecutivos eficaces siempre tienen un objetivo o una meta que alcanzar, en lugar de simplemente cubrir la demanda del momento. No pueden planificar absolutamente todo de antemano y, a veces, tienen que reaccionar ante las necesidades del momento, pero cuando reaccionan, lo hacen de forma que tienen siempre en cuenta las consecuencias a largo plazo. Es decir, las respuestas inmediatas están relacionadas con las metas y objetivos globales y a largo plazo, mientras que los ejecutivos de menos éxito reaccionan de forma menos reflexiva o poco crítica a las presiones del momento. Este tipo de habilidad también incluye cualidades como la de querer ver un trabajo terminado, dedicación y compromiso, sentido de una misión y asumir responsabilidades sobre las cosas que ocurren, en lugar de pasar la “patata caliente” a otros.

Preguntas orientadoras

¿Reaccionas ante las presiones del momento, con lo que pierdes perspectiva de las cuestiones a largo plazo?
¿Te parece que no tiene sentido, después de un tiempo, continuar con un forcejeo que ya consideras que está perdido?
¿Te es difícil pensar con mucha antelación, ya que las metas inmediatas son más importantes para ti?
¿Eres más pasivo o más activo?
¿Tienes que frenar tu iniciativa y ser cauto por si acaso?
¿Te resulta difícil centrarte en la tarea cuando las cosas no marchan?
¿Tienes la impresión de necesitar más «acción»?
¿Si tuvieras que elegir entre dos descripciones de ti mismo, dirías que eres estable y de confianza o aventurero y amante del riesgo?
¿Prefieres seguir los planes de otro antes que actuar por iniciativa propia?
¿Más vale mantenerse al margen que lamentarse más tarde?
¿Qué pasos sigues para estar seguro de que mantienes el control de tus propios actos, en lugar de ser controlado por otros o por las presiones del momento?
¿En qué situaciones tienes tendencia a actuar independientemente y de forma
proactiva, comparándolas con situaciones en las que sueles ser dependiente y
pasivo?
¿Qué tal se te da el tomar la iniciativa?
¿Hasta qué punto eres impetuoso, activo y automotivado en lugar de soñoliento, pasivo y gregario?
¡Ahora toca ponerte a ello!
¿Qué objetivos te vas a marcar? ¿Qué actividades vas a realizar?

La próxima semana te entregaremos la competencia 8: Creatividad.

Deseando que tengas una excelente semana, recibe un afectuoso saludo.

Arancha C. Casanova.

Nota: “Ser Empresario Sin Mentor Es Como Ser Deportista Sin Entrenador”. (Arancha Casanova)

¡Si te ha gustado Comenta y Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *